¿El estrés es bueno o malo?

El estrés es un estado de alerta que prepara tu cuerpo para cualquier peligro que pueda suceder.

Es un estado que en su origen es bueno, ya que pretende defenderte y prepararte para la reacción más apropiada según lo que ocurra en el exterior.

Hay que tener en cuenta que el estrés está pensado para defenderte y protegerte, y para durar un tiempo corto, el necesario hasta que pase el estímulo que lo provoca.

Por tanto, el estrés no es malo, sino que tiene un fondo muy positivo.

 

Entonces ¿por qué puede transformarse en un problema?

El problema se produce cuando el estrés se mantiene en el tiempo, es decir, cuando pasa de ser algo momentáneo a algo sostenido y duradero en tu día a día. La duración prolongada del estrés está muy relacionada con la causa. 

Si lo que causa el estrés perdura en el tiempo, el estrés también lo hará.

¿Qué causa el estrés?

 

Cada persona puede estresarse por motivos distintos. No obstante hay una serie de casusas que son habituales:

  • La sensación de tener muchas tareas pendientes que no se terminan. Tener tareas que no se acaban y que se amontonan entre sí, activa nuestro estrés por el hecho de tener que estar en constante alerta. Además, al no tener la posibilidad de sentirte satisfech@ por haber resuelto tareas, se va generando una frustración de fondo que también estresa. Esto nos ocurre tanto a nivel de estrés en el trabajo, como en nuestra vida privada.

 

  • Las distracciones. Tener distracciones constantes que nos impiden la concentración, hacen con que el cerebro conecte cada vez menos con la tarea que tenemos que hacer y por lo tanto genere estrés.

 

  • Diálogo interno: Nuestros pensamientos, si son negativos o sobre varias cosas a la vez, pueden generar la misma respuesta de estrés que si se trata de hechos reales que están ocurriendo en ese momento. 

El cerebro no distingue entre realidad y ficción, por lo que se comporta igual ante un hecho imaginado o pensado que ante un hecho real.

Consecuencias del estrés sostenido en el tiempo.

El estrés genera una hormona que se llama cortisol y que nos ayuda a estar despiertos y reaccionar ante los estímulos. Si el cuerpo está constantemente fabricando esta hormona, gasta altos niveles de energía que deberían ir a otros puntos de nuestro cuerpo, como por ejemplo a recuperar nuestros sistema inmune, al buen funcionamiento del aparato digestivo, etc….

Además, esta hormona, durante mucho tiempo en nuestro cuerpo, acaba actuando como un veneno pudiendo provocar, entre otras cosas:

  • Insomnio
  • Problemas cardíacos
  • Problemas de presión arterial
  • Problemas respiratorios
  • Irritabilidad
  • Etc….

 

¿Cómo puedo recudir mi estrés?

Lo primero es conocer qué lo está causando. El estrés no es un problema en sí, es una consecuencia provocada por otros factores. Puede ser estrés en el trabajo, en tu vida personal, con amigos o familia, por una enfermedad, por miedo a que ocurra algo en nuestra vida, etc….  Según la causa, será más o menos sencillo modificarla, pudiendo hacerlo por tu cuenta, o con ayuda de un profesional.

 

Entre las técnicas para reducir el estrés se encuentran la meditación, el mindfulness el yoga, la respiración consciente, etc… que ayudan a reducir los niveles de estrés. Aunque no eliminan la causa principal de este.

 

Adecuarnos a una nueva filosofía de vida como la del mindfulness puede llegar a cambiar tanto nuestra perspectiva que incluso la causa del estrés pierda fuerza y termine por no producirnos más esta respuesta.

“No es lo que te ocurre, es lo que haces con lo que te ocurre”

 

 

(Visited 34 times, 1 visits today)